Wednesday 23 January 2019
Home      All news      Contact us      English
diariodecaracas - 12 days ago

La superioridad moral

“La guerras son torneos morales que se ganan primero en los templos”. Así dice “Sun Tzu en su obra “El arte de la guerra”. Esta idea nos remite a la superioridad moral que se debe obtener frente al oponente como factor crucial para el desenlace exitoso de cualquier confrontación o lucha. Durante el tiempo que Chávez estuvo físicamente al frente de su revolución bolivariana, siempre tuvo superioridad moral frente a sus adversarios. Sólo hubo dos excepciones, dos momentos en que esto no fue así. El primero, a propósito de los sucesos políticos que desencadenaron el vasto movimiento cívico del 11 de abril de 2002. El segundo, el referéndum consultivo sobre la reelección presidencial indefinida en el año 2007. En ambos casos y por esa razón salió derrotado. Ciertamente Chávez logró con mucha habilidad reponerse de ambas derrotas, desde luego contando con la enorme colaboración de sus adversarios. Pero en los dos casos, el factor clave de su traspié fue que la población, en ese momento, lo percibió como un líder abusivo y ambicioso que encontró al frente fuerzas políticas moralmente superiores. En 2002 lo fue la potente energía de sociedad civil organizada. En 2007 la irreverencia y autenticidad del movimiento estudiantil. Las razones por las cuales el “líder eterno” pudo cambiar su suerte luego de aquellos reveses, fue porque en ambas ocasiones los factores y los liderazgos que hicieron posible esas enormes victorias, fueron secuestrados por poderes fácticos y sectores políticos que deformaron muy rápidamente las motivaciones y la naturaleza de las fuerzas que originalmente las impulsaron. Nunca más la oposición política en Venezuela logró alcanzar superioridad moral frente a Chávez y el chavismo. Y he allí la razón y casusa de su reiterado fracaso durante estos 20 años, salvo en los dos episodios anteriormente señalados. Las palabras sabias de Sun Tzu ponen de relieve la enorme fragilidad del liderazgo opositor. Y esa fragilidad sigue persiguiendo como un fantasma a los sectores que intentaron derrotar en el pasado a Chávez y ahora lo intentan con Nicolás Maduro. Cómo resolver este problema de la superioridad moral frente al oponente tal y como aconsejaba Sun Tzu? No es fácil, como decía “el ciudadano”. Pero es menos difícil hacerlo hoy que como lo fue frente a Hugo Chávez. En el caso de Maduro, su gobierno hoy dejó atrás la fortaleza obtenida luego de la violencia de calle ocurrida en 2017 y de la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente de ese mismo año. Su régimen tiene control sobre el país, pero como argumento sólo exhibe la fuerza que le otorga el ejercicio del poder y el mero principio de autoridad. No existe ninguna percepción de supremacía moral a los ojos de la mayoría y cada vez es menos en el seno de sus propios partidarios. Los cantos y arengas revolucionarias apenas se escuchan como ecos remotos y lo que antes fue inspiración hoy sólo es gesto. Lo que se impone es dotar de argumentos legitimadores a las fuerzas que se oponen al gobierno. Las bondades del socialismo del siglo XXI están claramente desmentidas en los hechos. Tal cosa, aunque necesaria, está lejos de ser suficiente. La tragedia de económica y social del presente no le otorga mágicamente encanto a lo que pretende ser alternativo. Esto llevará cierto tiempo, pero será menos si con acierto se entiende que hay que dar respuestas políticas al proceso de empobrecimiento que vive la población. Articular un relato que frente a cada carencia se visualice una idea, una solución concreta y razonable, pero que también emocione y movilice. Volver a hacer política, aquí y ahora, no queda otra.
Pedro Elías Hernández

Related news

Latest News
Hashtags:   

superioridad

 | 

moral

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources