Monday 18 February 2019
Home      All news      Contact us      English
diariodecaracas - 8 days ago

El Bravo Pueblo

Después de pasar por tres importantes líderes políticos de tres grandes partidos en la Asamblea Nacional, es razonable que ahora el diputado y presidente interino Juan Guaidó parezca ser un súper líder: equilibrado, calmado y sobretodo planificado. La realidad es diferente: Guaidó es un político que debería ser el normal del grupo y no la increíble excepción. Para el futuro debemos recordar no caer con esos claudicadores charlatanes que son la verdadera peste nacional. Pero lo que realmente ha sido impresionante es la fortaleza del bravo pueblo, que a pesar de la lluvia de desmotivaciones, acusaciones y habladores de pacotilla, no hemos dejado de seguir firmes y determinados a tumbar la dictadura. No hay duda que el himno nacional le hace honor al pueblo venezolano: ¡Gloria al bravo pueblo! No dejan de salir esos expertos en transiciones, golpes y otras hiervas que recomiendan todo tipo de acciones urgentes... y es una gran verdad: cada día del chavismo en el poder se cuenta en cientos de miles de muertos de inocentes venezolanos. Sin embargo, también hay una fina línea de legalidad y reconocimiento internacional que no debemos traspasar. La desesperación de los que nunca han hecho nada quiere lanzarnos al precipicio del fracaso cuando la verdad es que nuestro éxito ha sido la lucha no violenta y la insistencia por una salida democrática. Todos los venezolanos apoyaríamos una “limpieza” radical (tres metros bajo tierra) de todos los jerarcas chavistas, colectivos, milicias, pranes, e incluso de todas las fuerzas armadas. Sin embargo, el masivo apoyo a Venezuela desaparecería instantáneamente y volveríamos al plano de gobierno forajido y violador de derechos humanos. Aunque queramos negárselos, los verdugos tienen derechos... y lo peor de todo es que ellos lo saben. Menos mal que desde el punto de vista de legitimidad estamos avanzando y el TSJ en el exilio autorizó a la coalición militar internacional para la entrega de ayuda humanitaria. Ya llegaran los momentos difíciles y, sin duda, habrán bajas lamentables. El prudencial acercamiento a las fuerzas militares y abogar por el arrepentimiento de los culpables no es tarea fá pero es necesaria para una transición. Hemos pasado casi 20 años de dictadura, Guaidó tiene menos de un mes. Resulta sospechoso que muchos que ahora exigen rapidez de acción hayan sido precisamente los que antes pedían “salva tu voto” durante las elecciones parlamentarias. Tampoco hay que desesperarse en el voto, pues la transición tomará su tiempo para organizar al país. Nunca hemos transitado estas vías, pero lo cierto es que quienes reclaman premura tienen intereses muy dudosos. El traga parrillas, por su lado, quiere dejar el país totalmente desvalijado. Todo su esfuerzo se concentra en saquear lo que pueda. El resto de los culpables están chorreados. Patriotas cooperantes aseguran que de aquel lado todos tienen desespero buscando refugio. Otros están resignados a llamar a la masacre final: ¿quién va a querer recibir al que ordeno el genocidio de El Junquito? Amigo lector, observe la gran diferencia: del lado del régimen “amoroso” están llamando a armas a tomar, para defender el legado sacrificando vidas. El mundo puede ver con claridad quienes son los verdaderos criminales y en estos momentos eso es invalorable. Lo que está derrumbando al chavismo son esas negativas a aceptar ayuda humanitaria “cómo sea” cuando los migrantes venezolanos lideran el éxodo más grande en América. Sin duda, el bravo pueblo ha sido capaz de desenmascarar la espeluznante crisis humanitaria del país y esto no lo lideró ningún político ni partido. Los migrantes venezolanos desde todos los rincones del mundo deben pronunciarse, denunciar al chavismo como ente terrorista y sobretodo pedir apoyo para una transición a la democracia. No es la Asamblea Nacional, ni los diputados, ni el presidente interino Juan Guaidó quienes van a poder cambiar al país. Somos todos juntos: el bravo pueblo, quienes debemos llegar a todas las familias que tengan un miembro en las fuerzas armadas o en la policía. ¡No queremos más esCLAPvitud! Entre todos debemos hacerles llegar el mensaje de liderar la independencia del yugo castro-chavista. La ayuda humanitaria ya está resquebrajando al chavista de a pie, pero también ilustra la monstruosidad del tirano que bloquea la necesaria ayuda a Venezuela y sin verguenza alguna envió 100 toneladas de ayuda humanitaria a Cuba. La ayuda humanitaria para nuestro país es urgente y necesaria, sobretodo para los enfermos y pacientes terminales, pero la verdadera liberación es salir del régimen para que volvamos a ser una tierra prospera, con oportunidades en todos los sectores, donde podamos comprar lo que se nos antoje, en supermercados llenos de productos, con todos los servicios operativos. Nuestra meta debe ser volver a ser un país progresista, ¡sin chavismo! Al bravo pueblo le queda una gran lucha por delante... donde debemos resistir a los desmotivadores de siempre, pero apoyar las marchas, las protestas, tanto dentro del país como fuera de él. Ahora la diáspora venezolana debe seguir insistiendo en el mundo para que no surjan esos diálogos baratos ni mecanismo de Montevideo. No podemos permitir al papa como interlocutor de negociaciones cuando ha estado parcializado al régimen. Jamás olvidemos: la fortaleza de la patria de Bolívar no son los políticos ni sus partidos, siempre ha sido el BRAVO PUEBLO, “compatriotas fieles, la fuerza es la unión”. @DBonyuet
David Bonyuet

Related news

Latest News
Hashtags:   

Bravo

 | 

Pueblo

 | 
Most Popular (6 hours)

Most Popular (24 hours)

Most Popular (a week)

Sources